?AD_ATOPIE_CHILD-SCRATCHING-ARM_LARGE_2021?

Eccema atópico: aliviar el picor

«¡Esto pica muchísimo! ¡No! ¡No te rasques!» ¿Le suena este pequeño diálogo? Puede que lo haya tenido con sus hijos... o consigo mismo. Sin embargo, rascarse, aunque proporciona un alivio inmediato, aumenta el picor al agravar las manchas rojas y la irritación, por no mencionar el riesgo de infección si las manos o las uñas están sucias. Entonces, ¿cuáles son las soluciones contra el picor? Compartimos algunos consejos, aprobados por profesionales (¡y padres!).

  • Aplicar el tratamiento recetado o el producto para el cuidado de la piel en las zonas afectadas todos los días. Seguir una rutina diaria de cuidado de la piel es esencial para un alivio duradero. 
     
  • Optar por un limpiador emoliente ultrasuave sin jabón que respete el pH y la barrera de la piel (el escudo contra los agresores).
     
  • Limitar los baños o duchas a cinco minutos y con agua tibia (35 °C como máximo).
     
  • Secarse con toquecitos, no frotando, al salir de la ducha o después de lavarse las manos.
     
  • Optar por ropa holgada para limitar las rozaduras.
     
  • Evitar el contacto alergénico con los ácaros del polvo utilizando una funda de colchón antiácaros y deshaciéndose de las alfombras.
     
  • No taparse demasiado por la noche y mantener la temperatura ambiente entre 18 y 20 °C

¿Cómo se combinan los cuidados protectores y la prevención del eccema?

El lavado excesivo de las manos con agua caliente y jabón altera la barrera cutánea y la hace más sensible a los alérgenos e irritantes. Así es como aparecen las manchas rojas y el picor...
Consejos para protegerse las manos: 
 

  • Optar por los geles hidroalcohólicos en lugar de las soluciones, que son más líquidas pero más irritantes. 
     
  • Optar por un aceite limpiador cuando el lavado con agua sea la única opción. 
  • El frío es muy calmante y actúa como una especie de anestesia: guardar el emoliente en la nevera para que el alivio sea más intenso al aplicarlo o colocar una bolsa de guisantes congelados en la zona. Para evitar que se queme, no dejarlo demasiado tiempo o envolverlo en un paño.
     
  • Mantener las manos ocupadas con una pelota antiestrés, por ejemplo, o, mejor aún, rascar un sustituto como una tira de velcro colocada en una prenda de vestir o en un peluche para los más pequeños.
     
  • Mantener la mente ocupada para distraerse del picor: una pequeña sesión de relajación o de ejercicio, escuchar música o incluso buscar la ayuda de un terapeuta experto en relajación si se tienen brotes frecuentes.
     
  • Mantener las uñas de adultos y niños cortas o bien limadas, para no dañar aún más piel frágil.
?AD_WEBSITE_EXPERT-DOSSIER_DERMATO_M-AMBONATI_2021?

Comentarios del experto

Para aliviar los brotes y hacer que el eccema sea más soportable, es fundamental no rascarse. Lo ideal es distraerse o probar un método de relajación como la meditación. Un truco es llevar una piedrecita plana en el bolsillo para pasarla por la piel cuando pique demasiado. El frío de la piedra y el suave masaje de la zona son una forma de engañar las sensaciones de picor sin hacerse daño, ya sea adulto o niño. Otros prefieren aplicar una compresa fría o un paño fresco y limpio. Pero hay que tener cuidado de no utilizar un cubito de hielo, ya que puede quemar la piel.

Dr. Marco Ambonati, dermatólogo

EXOMEGA CONTROL

EXOMEGA CONTROL es una gama de cuidados que responde perfectamente a las necesidades de las pieles secas con tendencia al eccema atópico de toda la familia, gracias a su acción antipicor y a sus fórmulas que pueden utilizarse desde el nacimiento. 

Cuidado de la piel atópica
EXOMEGA CONTROL
Volver al principio