?AD_LIFE-MOMENTS_MOTHER-DAUGHTER-SITTING_LARGE_2021?
Contenido

Causas de la dermatitis atópica

La dermatitis atópica o eccema atópico está causada por factores genéticos que son hereditarios (se «hereda» de los padres). Se desarrolla porque la barrera cutánea, que protege la piel, se debilita.

Además de la herencia, hay multitud de factores que pueden desencadenar un brote: el estrés, diversos agentes ambientales (ácaros del polvo, pólenes, animales, lana, detergente para la ropa, etc.), la dentición o la sudoración en los pliegues (rodillas, axilas, codos, lóbulos de las orejas). 

Causas hereditarias
de la dermatitis atópica

El 50 % de los niños con un progenitor atópico desarrollan dermatitis atópica. Esta cifra se eleva al 80 % si ambos progenitores están afectados: la dermatitis atópica es, por tanto, una enfermedad crónica y hereditaria, aunque no sea contagiosa. Se desarrolla porque la barrera protectora de la piel es deficiente (le falta la película hidrolipídica, es decir, tanto el agua como la grasa), lo que la hace más sensible a los agresores externos y permite el paso de los alérgenos.

Mi hija de 4 años tiene eccema atópico desde los 3 meses. Mi marido lo tuvo de niño. Durante los brotes, duerme mal, ¡y nosotros también!

Laetitia, madre de Zoé

Eccema atópico
debido al estrés

Cuando el eccema atópico aparece, la causa puede ser el estrés. Los estudios han demostrado que el 32 % de los brotes inflamatorios están provocados por el estrés. Cuanto más consciente sea de este factor, más podrá vigilarlo para intentar relajarse, practicar ejercicios de respiración profunda o cuidarse para mitigar los efectos. 

Eccema atópico
debido a los alérgenos

La dermatitis atópica es una reacción de hipersensibilidad a los alérgenos ambientales. La alteración de la barrera cutánea provoca una pérdida excesiva de agua y facilita la penetración de estos alérgenos (pelo de animales, polen, contaminación, cosméticos o productos domésticos), lo que activa el sistema inmunitario y desencadena la inflamación. Es posible identificar estos alérgenos (a través de pruebas con su dermatólogo o alergólogo) y luego evitar la exposición a los alérgenos identificados tanto como sea posible para espaciar los brotes.

Eccema atópico debido
al calor y la transpiración

El calor y la transpiración son dos factores que pueden aumentar la sequedad de la piel y permitir que los alérgenos penetren en la barrera cutánea y, por tanto, causen inflamación. El efecto puede reducirse si se seca la piel (dando toques y no frotando). Llevar ropa suelta y ligera también puede reducir la exposición de la piel al calor y la transpiración.

?AD_WEBSITE_PICTO_BLOC-PUSH-ARTICLE_2021?

Más información

Otros consejos para la piel atópica 
 

Los síntomas de la dermatitis atópica

Cualquiera que sea la zona de afectada por el eccema, los síntomas son siempre los mismos: Lo que se ve: manchas rojas difusas (no muy bien definidas), pequeñas vesículas (especie de pequeñas burbujas de agua en la superficie de la piel) que se convierten en costras, pero también una gran sequedad general de la piel (que parece «piel de cocodrilo»)

Qué se siente: picor y malestar intensos 

Las fases
de la afección

La dermatitis atópica se desarrolla en dos etapas: la fase de sensibilización (la barrera cutánea es menos protectora y los alérgenos ambientales pueden penetrar) y la fase de expresión, con la inflamación que desencadena la aparición de los síntomas. En la fase de brote (o aguda), la inflamación es visible, los marcadores inflamatorios están presentes en la piel. Pero incluso en remisión, estos marcadores están presentes en la epidermis: cuando superan un determinado umbral de concentración, activan la respuesta inmunitaria responsable de los ataques.

Back to top